Saltar al contenido

Religión y Espiritualidad

En esta página encontraras artículos enfocados a la importancia que tiene la espiritualidad en cualquier religión del mundo, y como esta es el pilar de unión de las religiones mas allá del dogma y el fanatismo.

como escoger una religion

Cómo Escoger Una Religión

Diferencias entre Religión y Espiritualidad

Es común confundir los términos de religión y espiritualidad y pensar que son sinónimos. Lo cierto es que a pesar de que guardan similitudes, hay profundas diferencias marcadas.

La religión es vista hoy en día como un sistema de creencias, ritos y dogmas, cuyas creencias se basan en la fe.

La espiritualidad esta basada en el recogimiento interior, no se somete a dogmas ni ritos al exterior, es un proceso de elevación y transformación personal, utilizando el fundamento de la unidad existente en toda la creación.

Bajo estas breves definiciones podemos entender que la religión se da como un proceso enfocado en el exterior y la espiritualidad como uno enfocado al interior.

No se debe pensar que una práctica es más elevada que otra, mas bien, debemos comprender que la espiritualidad es la verdadera esencia de la religión; una vida religiosa sin una vida espiritual es una vida entregada a las prácticas externas únicamente.

La Religión y el Dogma

En la actualidad, son cada vez mas las personas que responden con aversión a temas religiosos, poco a poco se ha diluido la cultura que guardaba un enfoque religioso, y muchas de las personas que aún profesan una religión se encuentran atrapadas en el fanatismo y el dogmatismo; estas personas se convierten en embajadores de su religión y provocan efectos negativos, ya que las personas externas a la religión juzgan y generalizan para dar lugar a una concepción específica de que toda religión está basada únicamente en el fanatismo, el dogma y las meras creencias.

Esta situación provoca que mucha gente juzgue de igual manera a la espiritualidad confundiendola con este tipo de religión

La Influencia de las Religiones

Las religiones han perdido fuerza e influencia, debido a la ignorancia y al egoísmo del ser humano, es insostenible mantener un sistema de religiones como el que hay hoy en día. Basta con repasar el papel de las religiones en la historia para darnos cuenta de esta verdad.

Así mismo podemos ver que el culpable de esto es el hombre, no hay nadie mas a quien culpar que al hombre y su ambición. En estos casos hombres que a pesar de decirse religiosos, no son espirituales.

Por muchos años los hombres, resguardados en el poder y la autoridad que la religión les daba, abusaban, engañaban y creaban historias para cumplir objetivos egoístas, olvidándose y dejando a un lado tanto la espiritualidad y la religión. . Muchas atrocidades se han cometido a lo largo de los años utilizando el escudo de la religión.

El Hombre y la Religión

Es preciso remarcar la diferencia existente entre la ignorancia del hombre y la filosofía de la religión. Muchas personas generalizamos y culpamos a la religión, no al hombre, analizamos el todo para dar explicaciones que nos sean más fáciles de asimilar, y en este proceso eludimos la verdad.

Es impreciso juzgar de manera general, a pesar de ver una tendencia parecida en cuanto al comportamiento de un grupo de personas, no quiere decir que sus motivos y circunstancias sean los mismos, unos pueden actuar motivados por la ambición y otros por miedo o ignorancia; el comportamiento será el mismo, pero las circunstancias que generan dicho comportamiento son totalmente diferentes.

La Gran Similitud en Todas las Religiones

Si analizas brevemente a las religiones, rápidamente te vas a dar cuenta de la existencia de una misma filosofía, que existe más allá de dogmas y ritos, que es aquella basada en un sistema de comportamiento adecuado del hombre, se basan en la aceptación, el perdón y en la compasión, así como en el promover la aplicación y comprobación de toda enseñanza para lograr la transformación.

Viendo esto, rápidamente podemos concluir que, en realidad, la división, el conflicto, las atrocidades y la institución de dogmas son provocadas por los hombres.

Piensa en cuantos líderes religiosos se comportan y se han comportado a la altura de la filosofía de su religión, muy pocos en realidad. Una guerra santa es incompatible con la filosofía de las religiones. La única guerra que avalan las religiones es aquella contra uno mismo y las tendencias negativas que viven en cada uno de nosotros, todas hacen énfasis en el desarrollo interno, esto solo se logra implementando la espiritualidad en nuestra religión.

La Ignorancia es la Enemiga de la Religión y de la Espiritualidad

La ignorancia del hombre ha hecho que las diversas escrituras del mundo sean mal interpretadas, tergiversadas y crucificadas. Nos dedicamos mas a debatir en quien tiene razón y en buscar argumentos para rebatir aquello en lo que no creemos, dejando a un lado lo más importante, la aplicación de las enseñanzas, esto no solo es aplicable a las religiones, sino a todo sistema de comportamiento que busque el bienestar.

Estamos más concentrados en ver como destruir las creencias y los argumentos de los demás, que nos olvidamos de la esencia de la religión y la espiritualidad que es aplicar y experimentar nuestras propias convicciones.

Pensamos que es suficiente decir creo o no creo, que experimentar y comprobar la veracidad, si cada uno se dedicara a esto, no habría tiempo de ataques ni debates inservibles que solo alimentan el ego; todos estaríamos concentrados en mejorarnos a nosotros mismos, y comprenderíamos la profunda verdad, de que es nuestro ejemplo el que puede transformar a los demás.

La Espiritualidad Más Allá de la Religión

Piensa que en todas las religiones ha habido gente extraordinaria, sería ilógico pensar que una persona dotada de autocontrol, compasión, bondad, humildad y sabiduría sea condenada por toda la eternidad, culpa de no seguir una religión específica y profesarles respeto a todas.

Gente de estas características las hay y las ha habido en todas las religiones, gente espiritual, incluso hay gente así que no profesa religión alguna. Es poco inteligente cuestionar el valor de estas personas solo porque profesen o no profesen una religión en concreto; gente así esta mas alineada a la filosofía de las religiones (aunque no las profese), que muchos fanáticos y participantes activos en los ritos de las religiones.

El Hombre Se Limita Producto de sus Creencias

Lamentablemente las personas nos privamos de la sabiduría de muchos hombres y mujeres porque juzgamos su cultura y sus creencias, pensamos que solo nosotros estamos en lo correcto y le quitamos valor inmediatamente a algo que salga de nuestro propio sistema de creencias.

Si nos decimos de cierta religión, todo lo que esté fuera de esta, no tendrá validez, si somos ateos, todo lo relacionado a las religiones y temas espirituales no valdrá nada.

¿Tiene Sentido Nuestro Comportamiento?

El universo es gigante, no podemos concebir la vastedad de este, imagina todo lo que existe, todo lo que ignoramos, en realidad no podemos decir que algo no sea posible ya que tendríamos que probarlo, esto es simplemente imposible ya que nuestro marco de referencia se limita a la tierra.

Todo lo que digamos que es o no es, estará limitado a un marco de referencia, la verdad siempre la vamos a ver en función de dicho marco, el cual está fabricado por nosotros y por nuestras experiencias. Lo mejor que podemos hacer es trabajar en nosotros para ampliar dicho marco y experimentar la verdad, esta es la actitud que todo ser humano debería tomar.

La Religión y la Espiritualidad en la Actualidad

En esta era moderna mucha gente considera inútil llevar una vida religiosa o espiritual, simplemente no le ven la utilidad, hoy se presume que la filosofía de la sociedad está basada en: la inmediatez, el razonamiento y la lógica, aunque a juzgar por nuestro comportamiento la razón y la lógica se usan poco.

Si desean sobrevivir las religiones deben de dejar a un lado la separación y las ideas de desigualdad primitivas para dar paso a una era de aceptación y de una unión que tenga por objetivo la transformación individual del ser humano.

Estamos viviendo en una sociedad que rápidamente se degenera, esto es evidente en lo infeliz que puede llegar a ser la gente, víctima no de circunstancias ajenas, sino de su propio comportamiento.

Los avances tecnológicos han permitido que nos volvamos personas soberbias, a nuestro juicio somos gente pragmática, sin embargo, nuestra ignorancia se vuelve evidente al momento de analizar que somos esclavos de la tecnología, de las tendencias, y en última instancia de nuestra propia infelicidad.

El Sufrimiento es Producto de Vivir sin Cuestionar

El sufrimiento abunda en la sociedad de hoy producto de la ignorancia inconsciente, esta se da al momento de pensar que vivimos de manera adecuada sin ver el error, esto nos lleva experimentar el sufrimiento sin saber las causas, lo cual nos hace experimentar lo mismo una y otra vez.

La religión hoy en día es vista en función de cumplir una obligación social, a esto se ha limitado. La gente se dedica a seguir el dogma, escuchar sermones y hacer los ritos prescritos, todo ello en piloto automático. No hacemos las cosas por convicción, solo las hacemos para cumplir con ciertas apariencias.

Nadie se cuestiona lo que hace, en realidad estamos evolucionando a una sociedad que se deja llevar y opera en piloto automático.